Ante un cañón que bombardeó Cádiz

convertirse en algo inolvidable para su poseedor. José María Díaz, arriba con el lepanto con la cinta de su barco, “Príncipe Alfonso”, posó con los servidores apuntadores de este cañón. El buque estaba en Cádiz  en 1931. Poco después el  navío salió hacia Cartagena donde se embarco Alfonso XIII camino del exilio. Luego el “Alfonso” cambió de nombre y fue el “Libertad”. Terminó la guerra civil en puerto francés y fue entregado al nuevo régimen que lo rebautizó como “Galicia”. El cañón, construido en La Carraca, y  uno de los doce de este crucero ligero,  bombardeó nuestra ciudad  en la contienda de 1936.

0 comentarios

Commentarios cerrados.