El emperador de los fogones

Ni Arzak, ni Arguiñano. Ni El Bulli, ni Jockey. En el primer tercio del pasado siglo, el indiscutible número uno de las cocinas era Melquiades Brizuela, cocinero jefe de la Compañía Trasatlántica y afincado en nuestra ciudad. Alfonso XIII, tras viajar a las islas Canarias a bordo de uno de los buques del marqués de Comillas y con Brizuela en los fogones, lo nombró ‘cocinero de S.M.’ con derecho a utilizar el nombramiento en sus tarjetas de visita.

0 comentarios

Commentarios cerrados.