La plaza de abastos a principios de siglo

Siempre vemos la vieja plaza de abastos, en las fotos de cuando estaba exenta del edificio central, en blanco y negro. Para tener idea del colorido de aquel recinto porticado que tiene su antecedente en el mercado  también de galerías de la antigua Éfeso, hay que acudir a esta  acuarela que W.W. Collins  publicó en su libro dedicado a las ciudades catedralicias de España, editado en Nueva York en 1909.  Collins no pudo resistirse al colorido de la plaza y en su libro de catedrales españolas e incluyó este Market Place.

0 comentarios

Commentarios cerrados.