¡Menudo séquito lleva el Caudillo!

Dirían en aquellos años a la vista de los uniformados de la foto: guardias de Franco, jerarcas del Movimiento, militares de los tres ejércitos, beneméritos. Entre los pocos civiles, Horacio Echevarrieta, propietario del astillero gaditano que pasaba a manos estatales y Antonio Goenechea, director de la factoría. Ambos acompañan a Franco.

0 comentarios

Commentarios cerrados.