Ante la caseta del mareógrafo

Primero fue de madera y luego la sustituyeron por otra de mampostería. La caseta del mareógrafo, en la Punta de San Felipe,  era pesquero habitual en los concursos de las peñas. En esta excelente fotografía de Juman, de la colección de Francisco Montero, aparece un joven participante en un concurso de pesca. Con la gaditanísima caña del país, salabar al hombro, la mascotita ladeada y el aire de quien acaba de ganar el concurso, posa para la cámara de Juan ante sus felices partidarios, entre ellos su padre. Este pescador llegaría nada menos que a hermano mayor de la Expiración.

0 comentarios

Commentarios cerrados.