¡Abandonen los campos de juego!

Lo pedían por favor desde los altavoces del Colegio la puerta verde del “coco”, para una rápida escapada a la playa o al bar de enfrente a tomar un refrescante vaso de gaseosa. Los precoces fumadores iban a los retretes entre el “torreón” y los frontones.

0 comentarios

Commentarios cerrados.