Una gran araucaria en la plaza de Fragela

Cuando se tiró esta fotografía el genial compositor que le daría nombre a este teatro neomudéjar, no había alcanzado la gloria. Comenzaba su fama, aunque todavía impartía en París clases de piano a diez francos la hora. El gran rótulo de la fachada admitiría por fin cinco letras más: Falla. Al lado, la vieja Facultad de Medicina.

0 comentarios

Commentarios cerrados.