Uno que pasaba desapercibido

Miren a quien hemos encontrado queriéndose ocultar detrás de una palmera en una vieja postal de principios del Siglo XX del Parque Genovés: al guarda jurado. Traje corto con guayabera blanca porque es verano, su sombrero de ala ancha y su banda de cuero con la chapa de latón acreditativa de su autoridad. El parque era de su celoso dominio.

0 comentarios

Commentarios cerrados.