Una inspección ocular de daños

 La plaza de toros de Cádiz , desde 1967, estuvo cerrada hasta su derribo en 1976. La ruina de buena parte del edificio se apreciaba a simple vista. Los empresarios taurinos Diodoro Canorea y Enrique Barrilaro quisieron abrir el edificio y ofrecer festejos, suscribiendo un contrato con el Ayuntamiento en los últimos años de existencia del coso. Intento fallido. En la foto los empresarios comprueban el estado de la plaza junto a los responsables municipales, Jerónimo Almagro, ya alcalde, y Vicente Moral.

1 comentario

  1. escrito por Puertomenesteo el 2.01.11

    Padría alguien decirme los segundos apellidos de Canorea y Barrilaro?