El que fue a Cádiz no perdió su silla

Ya se sabe el dicho al que se le atribuye procedencia episcopal: “El que fue a Sevilla perdió su silla”. Ésta, verdadero sillón frailuno que se conserva en el Seminario de San Bartolomé, luce el escudo canónico del obispo Vicente Calvo y Valero con el lema de su episcopado “Cor Jesu, refugium et virtus”. Su ilustrísima, aunque sevillano, no perdió su silla. Murió en 1898.

0 comentarios

Commentarios cerrados.