Rematando la entrada de la plaza

Entre las joyas que conserva José Mari Gómez en su almacén de coloniales de la calle Santa Inés –ya de por sí un tesoro– está este grabado que reproduce Joaquín Pino. Se trata de un alzado del interior de la plaza  porticada de abastos que diseñó el arquitecto municipal Juan Daura, hoy flamante edificio recién restaurado.La curiosidad está en la figura diseñada para el remate de la entrada, que nos recuerda la silueta del famoso y legendario “ídolo” perdido del que tanto ha escrito los arqueólogos gaditanos. Este de la plaza, si no era Hércules, quizá fuera alguna deidad relacionada con el comercio.

1 comentario

  1. escrito por Manolo el 30.12.09

    No sería mala idea que los arquitectos municipales de hoy día repusiesen dicha estatua para rematar la entrada.