En el estudio del escultor Benlliure

El escultor valenciano Mariano Benlliure realizó en los años veinte la famosa Fuente de los niños, una de cuyas copias fue enviada a Cádiz y colocada en la Alameda. El original, en yeso, se encuentra en el Museo de Bellas Artes de Valencia y las otras copias en Madrid y Solares. La fuente gaditana tenía la particularidad de estar realizada en cerámica.

8 comentarios

  1. escrito por MARIA el 20.12.09

    Dios mio ¡ que crimen ….tenia que ser preciosa ycon un valor incalculable.¿Como se puede cometer estos actos vandalicos?

  2. escrito por PAKO el 23.12.09

    Alguna cabeza de estos angelitos he visto yo en algunos anticuarios o joyerias

  3. escrito por ana el 28.12.09

    ¿nadie tiene más fotos de ella? y en Madrid ¿dónde está?

  4. escrito por Guillermo Boto Arnau el 28.12.09

    Efectivamente una cabeza fue rescatada por un anticuario, cuando los operarios del Ayuntamiento la tiraban con el resto de lafuente, como escombros por la balustrada de detras del parque.

  5. escrito por Tartessos el 7.02.10

    Otro ejemplo del civismo de Cádiz, donde hay que vallar los parques y cerrarlos por la noche para que nadie destruya los jardines y bancos, donde no hay un solo monumento que no esté pintado o roto parcialmente. Que poco (o nada) queda de la esencia de la cuna de la libertad.

  6. escrito por Luis Delgado el 16.06.11

    Hice el comentario anterioa de la famosa fuente sin ver esta otra foto, y una vez más repito, un monumento así que se destrozara, me deja perplejo

  7. escrito por Luis Delgado el 16.06.11

    Hice el comentario anterior de la famosa fuente sin ver esta otra foto, y una vez más repito, un monumento así que se destrozara, me deja perplejo

  8. escrito por ABRAXAS CADIZ el 24.06.11

    Tengo ya años, y recuerdo aún esa maravillosa fuente que siempre me fascinó y que la foto que publican la ha vuelto a traer ante mí. Gracias por ello.
    Es lástima que la barbarie y la ausencia de sensibilidad estética nos estén privando de nuestro rico patrimonio.
    ¡Son los tiempos… nefastos tiempos…!