Un anuncio que no está de moda

En 1930 el viejo Balneario Victoria dio paso al modereno Hotel de la playa, con una esplendida terraza preparada para disfriutar de espectáculos artísticos. Entoncés, al igual que hoy, estaban de moda los ritmos cubanos. Lo que hoy ya no está de moda es designar a la orquesta por el color de la piel de sus componentes. La terminación de los conciertos a las doce de la noche la firmarían sin problemas los actuales vecinos de la zona.

0 comentarios

Commentarios cerrados.