Un día de sol en la plaza de abastos

Nos gusta evocar de vez en cuando nuestra plaza porticada, tal y como la diseñó Juan Daura, con su amplio espacio interior exento de construcciones. En un día tan soleado como el de esta vieja fotografía, afloraban por todas partes toldos y tenderetes para cobijar con buena sombra a mercancías, marchantes y vendedores.

0 comentarios

Commentarios cerrados.