La busca en la plaza de abastos

La plaza de abastos que edificó Juan Daura cuando era una auténtica plaza porticada, sin construcciones interiores. Lo que llama nuestra atención en esta vieja foto del tránsito del XIX al XX no es el monumental montón de sandías que aparece en primer término sino la sin duda peligrosa y espabilada tropa de golfillos que hacían del mercado teatro de sus andanzas. Sin duda Pío Baroja lo hubiera bordado con semejantes personajes.

0 comentarios

Commentarios cerrados.