Uno que no acabó por las esquinas

Esta formidable pieza de artillería de costa es un Armstrong de 30 centímetros que guarnecía la Batería de la Soledad. Viendo el porte del proyectil y de los atacadores se pueden imaginar como tronaba en toda la ciudad, entonces plaza militar, un disparo de este imponente cañón.

0 comentarios

Commentarios cerrados.