Para emprender el último viaje

Los antiguos gaditanos viajaban hacia la otra vida en la barca de Caronte, y sus deudos siempre dejaban al difunto alguna moneda para pagar al barquero. A fines del siglo XIX transitaban en estos higiénicos féretros metálicos fabricados en la calle Pasquín.

0 comentarios

Commentarios cerrados.