El verdugo de Madrid llega a Cádiz para ejecutar al reo Silverio Sepúlveda

Publicado en Diario de Cádiz el 11 de noviembre de 1909. En el tren correo de ayer llegó a nuestra ciudad el verdugo de la audiencia de Madrid que mañana ejecutará al reo Silverio Sepúlveda. Infinidad de curiosos se dieron cita en la estación para ver al verdugo, pero éste se bajó en la Segunda Aguada y marchó en un carruaje a la cárcel. El verdugo no quiso decir su nombre, ya que en Madrid hace vida normal y nadie conoce su oficio. Traía, envuelto en trapos, el corbatín de hierro para aplicar el garrote vil (en la foto). Al entrar en la cárcel dijo que no era el verdugo, sino `el ejecutor de la Justicia'. Mientras tanto el desgraciado condenado a muerte entró en capilla, donde la fue comunicada la sentencia. Le fue ofrecido un suculento almuerzo, que comió con apetito mientras estaba acompañado de algunos hermanos de la Caridad. El reo manifestó su intención de confesar con el sacerdote de la cárcel. Poco más tarde llegaron a la prisión el alcalde de Cádiz y el obispo. El prelado mantuvo una larga conversación con el reo dándole ánimos y consuelo. El alcalde sigue haciendo gestiones para conseguir un indulto de última hora.

1 comentario

  1. escrito por Jope el 20.06.11

    no soy el verdugo, si no “el ejecutor de la justicia”

    gran trabajo q se hace en memoriadecadiz.es, mis felicitaciones.