Garrote vil en la plaza pública de Jerez

Publicado en Diario de Cádiz el 20 de Abril de 1884. La justicia de los hombres está cumplida. Ayer, en la plaza del Mercado de Jerez, fue ajusticiado Juan Galán, asesino del ventero de Trebujena. El preso estuvo acompañado toda la noche por dos sacerdotes y no perdió al ánimo en ningún momento. A las cinco de la mañana escuchó misa y después comió algo de pescado y una copa de vino. Los verdugos llegaron un poco más tarde y pidieron perdón al reo. Como es tradicional, estamparon un beso en la mejilla del condenado y procedieron a colocarle la ropa marcada por la Ley. A las siete y media abandonó la cárcel de Jerez, abrazando al director y a los funcionarios. Cientos de personas presenciaron el fúnebre cortejo hasta la plaza del Mercado, donde se levantaba el patíbulo. La ejecución fue contemplada por más de cinco mil personas. Después de ser atado al poste, el reo Juan Galán volvió a proclamar su inocencia y se encomendó a la Virgen. El cadáver del ajusticiado permaneció en el cadalso hasta una hora antes de la puesta de sol. Jerez no vivía una ejecución desde hacía 34 años.

0 comentarios

Commentarios cerrados.