Severas normas de la Junta de Procesiones para imponer formalidad en los cortejos

Publicado en Diario de Cádiz el 15 de febrero de 1909. La Junta de Procesiones de Cádiz, reunida ayer bajo la presidencia de Cayetano del Toro, ha dictado unas severas normas para imponer formalidad a los cortejos procesionales. Entre estas normas destaca la que obliga a los penitentes a permanecer tapado desde que sale de su domicilio hasta que regresa al mismo. Todo penitente que se encuentre en la vía pública con el capuz levantado, gastando bromas o fumando será despojado de sus hábito por los agentes de la autoridad, que ya han recibido instrucciones a este respecto. La misma regla se impone a los encargados de dirigir los pasos, que deberán estar todo el tiempo con el capuz puesto. Los que dirigen los pasos solamente podrán parar los mismos para descanso de los cargadores. Las procesiones tendrán una interrupción de quince minutos, a la mitad de su trayecto, para descanso de los niños y cambio de las velas. Las señoras que acompañen a los pasos deberán ir siempre con el rostro velado, una vela encendida, en completo orden y siguiendo las instrucciones del mayordomo.

0 comentarios

Commentarios cerrados.