El Gobierno prohíbe que el entierro del militar Baños atraviese el centro de Cádiz

Publicado en Diario de Cádiz el 20 de Enero de 1934. Ayer por la tarde tuvo lugar el entierro del teniente coronel de Caballería, Bonifacio Martínez Baños, muerto de un infarto en el castillo de Santa Catalina. Baños cumplía condena por su implicación en los sucesos de agosto de 1932, protagonizados por Sanjurjo. El Gobierno de la República ordenó toda clase de precauciones para este entierro. El clero de la parroquia de San Lorenzo no pudo acceder al castillo de Santa Catalina, como pretendían los familiares del fallecido. El público tampoco pudo acercarse al recinto, pues centinelas militares lo impedían. El gobernador civil, cumpliendo instrucciones, comunicó que el cortejo debería marchar por el Campo del Sur y no por el centro de la ciudad, para evitar incidentes. Con estas medidas, a las cuatro de la tarde se puso en marcha el cortejo fúnebre. Acompañando a los familiares marchaban Ramón de Carranza, Francisco Gómez Pablos, el coronel Varela y otras destacadas personalidades. En la carroza fúnebre (en la foto) fueron colocadas infinidad de coronas, destacando las de Sanjurjo y las de los deportados a Villa Cisneros.

0 comentarios

Commentarios cerrados.