Don Tancredo no tiene miedo

A no ser que sea gaditano, como este de la fotografía de uno de los muchos festivales benéficos que se celebraban en nuestra plaza. La blanca palidez no oculta la jindama del que se esconde tras el elegante matador.

0 comentarios

Commentarios cerrados.