Cádiz perdió a una figura del toreo pero ganó a un hostelero entrañable

Perdimos un gran matador de toros pero a cambio nos quedamos con un excelente profesional de la hostelería y mejor persona. Pepín de la Camelia es uno de esos gaditanos que no necesitan apellidos. Conocido y querido por todos, su buen humor es del más puro cuño gaditano. Quiso ser torero, y lo intentó en Algar, donde posa para la foto con un poquito de jindama.

1 comentario

  1. escrito por libi el 19.02.11

    A Pepín lo conoci en la Camelia como dice el pié foto. Un sentido del humor buenísimo. Hay que ver lo que perdió Cádiz y sobre todo la calle Ancha con la desaparición de la Camelia.